Ocio, tiempo libre y respiro familiar

Defensa del ocio

Cabe resaltar que el ocio es un derecho humano básico y por ello nadie puede estar privado de él por razones ajenas a la propia voluntad de la persona. El binomio ocio y discapacidad es una realidad, aún hoy día, llena de luces y sombras. La situación actual del ocio de las personas con discapacidad viene determinada porque socialmente es un colectivo en riesgo de exclusión, la oferta de ocio actual les excluye porque no cumple las condiciones necesarias para la libre y plena participación.

Excursión de día

Son salidas de un día de duración con el objetivo de fomentar la interrelación entre las personas afectadas por alguna patología minoritaria y el resto de la sociedad. Se les hace partícipes tanto de la decisión como de la preparación, intentando respetar y adecuar las salidas a los deseos y gustos de ellos/as mismos/as. Se realizan en los tres territorios vascos acompañados/as de profesionales y voluntarios/as.

excursiondedia

Estas actividades se entienden como elemento fundamental y mediador en el desarrollo de la vida de toda persona. Es por ello que el ocio debe considerarse como un ámbito de importancia social y personal. Este Programa de Ocio, Tiempo Libre y Apoyo Familiar, es el único que se viene desarrollando en toda la población dirigido a personas afectadas por enfermedades minoritarias.

Respiro familiar

Aunque la familia es el principal recurso para dar respuesta a las necesidades de las personas afectadas, el núcleo familiar también necesita determinados apoyos que le permitan el pleno desarrollo del resto de los/as integrantes, teniendo una vida de calidad y, debido a ello, el respiro familiar supone un apoyo fundamental en el cuidado y en la atención a la persona con discapacidad.

respirofamiliar

Este servicio es la alternativa más global y estable para la prestación de apoyo a la familia y, por ser permanente, lo convierte en la mejor opción para responder a las necesidades de las familias. Este proceso no quiere suponer una repartición de tareas entre la familia y la entidad frente a la enfermedad sino un espacio donde la familia y, en particular, la persona cuidadora principal, también pueda desarrollar su espacio personal para dedicarlo a aquello que desee.